Críticas

09 AM | 30 Nov

Presentación “EL APRENDIZ DE BRUJO”

“KRABAT. El Aprendiz de Brujo”, es el décimo largometraje de Karel Zeman, de 1977, y quizá la mejor muestra de su retorno de los 70 a una animación más clásica, de lápiz y pincel. Escribe el guión siguiendo la obra, “Krabat y el molino del diablo”, publicada en 1971 por el checo-germano, Otfried Preussler, que nació en la actual Bohemia checa (Liberec), en 1923, y falleció en Alemania en 2013, hace ahora seis años.

Leer más…

Compártelo:
09 PM | 25 Nov

Ensayo general de una revuelta

No es casualidad que Francesc-Marc Álvaro dedique Ensayo general de una revuelta a Jaume Lorés. A los jóvenes dudo que el nombre les suene, pero los veteranos lo recordarán. Durante años, Lorés fue un sospechoso habitual de estas páginas, destacando por dos virtudes envidiables: la lucidez irónica –la estrategia para discrepar de los propios– y la inteligencia analítica –el talento necesario para sistematizar aquello que se quiere comprender–. Este hijo de la ilustración católica de la posguerra –de la progresista y la nacionalista– fue uno de los mejores ensayistas sobre la cultura del catalanismo contemporáneo ( La transició a Catalunya es memorable) y uno de los mejores intérpretes en directo de su presente político.

Leer más…

Compártelo:
03 PM | 25 Nov

Howard Hawks. Clásico e imperturbable

Alfonso Peláez (Colectivo Rousseau)

21 de noviembre de 2018

 

El ciclo de Humphrey Bogart consiguió una notable audiencia. Fue una demostración de que el cine más clásico sigue suscitando interés. Aquel resultado nos está animando, ahora, a revisitar otro clásico indiscutible: el director y productor Howard Hawsks.

Hawks fue un chaval de espíritu inquieto que a principios del siglo XX, con veintipocos años montaba en moto, amaba los coches de carrera, construyó su propio avión y había heredado de su abuelo varios cientos de miles de dólares, además de una habilidad portentosa para narrar historias.       Este muchacho tan vitalista llegó a Hollywood en sus primeros albores. Traía dinero y unos conocimientos teóricos (académicos y escasos) de arquitectura, que, sin embargo, le facilitaros el comienzo. Así empezó a trabajar en los decorados de las películas. Era la época de la indefinición profesional. Cuando cualquiera podía ser decorador, productor, actuar, y al tiempo redactar guiones. Hawks debió hacer de todo eso. Lo cual tampoco era mala cosa para aprender el oficio desde abajo.

Leer más…

Compártelo:
07 PM | 23 Nov

Presentación EL DIRIGIBLE ROBADO

El DIRIGIBLE ROBADO es el sexto largometraje de KAREL ZEMAN, rodado en 1966, una obra encantadora y de las más representativas de su obra, en su estilo más puro… Supone la vuelta al universo de Julio Verne, de quien adapta aquí su obra, “Dos años de vacaciones”, de 1888. 

Tiene un llamativo arranque, con una crítica severa a las actitudes admonitorias y represoras de los adultos con los niños, su derecho a las travesuras y a divertirse, mientras que ellos parecen ajenos al régimen de obediencia que se les impone… Zeman escenifica esta realidad de la infancia con un dedo índice que se repite en diferentes épocas de la Humanidad, y que parece reprenderles ante su derecho legítimo a la experimentación, a la curiosidad y a la aventura, y que existe en estado puro en esa primera época de la vida. El arranque parece muy elocuente y descriptivo de por dónde va a ir la historia, y en ella Zeman parece formular una protesta cinematográfica a los adultos de una manera sutil e ingeniosa. 

Leer más…

Compártelo:
09 AM | 16 Nov

EL BARÓN PRÁSIL

“El Barón Prášil” (1961) es el cuarto largometraje de Karel Zeman, una adaptación libre de la obra del escritor y filósofo germano, Göttfried Bürger, “Las aventuras del barón de Münchhausen”. El Barón fue un noble alemán de la Baja Sajonia, nacido en 1720 en Bondewerer, y perteneció a aquella estirpe de aventureros europeos dieciochescos (unos reales como Casanova, y otros inventados, como Don Giovanni, o Cándido –éste, menos valentón-), la mayoría bravucones de espada presta, casaca engolada, y tricornio emplumado. La vida del Barón ocupa casi todo el siglo XVIII, y puede decirse que fue auto ficcionalizada por él, porque debía inventarse casi todo lo que narraba… De joven sirvió de paje a un poderoso duque germano, luego se alistó en el ejército ruso y participó con éxito en dos contiendas con los turcos. No consta que perdiera ningún miembro, ni órgano vital, a diferencia de otros ilustres, no sabemos si porque su papel era muchas veces tocar la corneta… Llegó a ser capitán de caballería en 1750.

Leer más…

Compártelo: