ÚLTIMOS ARTÍCULOS

10 PM | 21 Ene

La leyenda de la ciudad sin nombre, día 26, 18 horas

La leyenda de la ciudad sin nombre. (Paint your wagon. Joshua Logan, 1969)
Western/Comedia musical. Estados Unidos. 158 min. color. VOS.

Apuesto lo que quieran a que nadie de ustedes ha oído hablar de Joshua Logan
con anterioridad. De hecho, al teclear ese nombre en Google, la pantalla titubea unos
instantes y luego nos dice que es un escritor ganador de un premio Pulitzer teatral. ¡Ya
ven! Cuando por lo que realmente se ganó el derecho a aparecer ahí es por haber
dirigido una divertidísima película, la de esta tarde: La leyenda de la ciudad sin nombre.
Un western que transforma un musical de Broadway en una historieta descacharrante
y desprejuiciada para el celuloide.
Hay personas convencidas de que el día en que la raza humana dejó de
moverse al ritmo que le marcaban las estaciones con sus frutos comestibles y las
migraciones de los animales dignos de ser cazados, ese día, comenzó la decadencia de
la especie. Ben Rumson, uno de los personajes protagonistas interpretado por Lee
Marvin, se manifiesta como uno de los más fervientes partidarios de tal teoría. A todo
aquel que comete alguna torpeza impropia de un hombre cabal lo tacha de ¡granjero!
como expresión de absoluto desprecio. Ben, con su tono, quiere dejar claro que nada
bueno cabe esperar de aquellos pertenecientes a la estirpe del que plantó la primera
semilla, y, para hacer tiempo hasta que llegara la recolección, se puso a criar gallinas,
ovejas y cerdo: ¡Granjeros!

Leer más…

Compártelo:
07 PM | 13 Ene

MISIÓN DE AUDACES- DÍA 19 18 HORAS

Misión de audaces. (The Horse Soldiers. John Ford, 1959) Western/Bélica. Estados
Unidos. 119 min. color. VOS.
Habíamos tenido a Ford. Habíamos tenido a Wayne. Pero hasta hoy no
habíamos tenido la sacrosanta pareja del western: Ford y Wayne, Wayne y Ford, que
tanto monta…
Si por una estúpida e improbable distopía yo tuviera que salvar una, solo una,
de las películas del ciclo, me decidiría por Misión de audaces sin dudarlo. Ahora bien,
otra cosa diferente sería tener que explicar los motivos.
No es la mejor de las seleccionadas. Ni siquiera para mi gusto. No es la más
representativa del director: pocas veces Ford renuncia a tantos rasgos de su estilo
como en esta; en realidad, más parece una película de Howard Hawks. La crítica suele
maltratarla. La taquilla, en su momento, le fue esquiva. Y es difícil encontrarla en las
reposiciones habituales de los canales de TV. Pues a pesar de todo ello, cuando
planteé la realización del ciclo, fue uno de los primeros títulos sobre los que no tuve
ninguna duda. Discutí algunos otros con Félix: obras muy serias de John Sturges, de
Boetticher o, incluso, del propio Ford, pero en ningún momento hubiera consentido en
excluir esta. Pero no me pregunten por qué. Y si me lo preguntan, les contestaré
aquello de que a veces el corazón tiene razones que la razón no entiende.
Misión de audaces, en este momento de guerra a las puertas, tiene un riesgo
evidente: sería fácil caer, al presentarla, en un tono demagógico y mitinero. Pero les
aseguro que soslayaré el riesgo.

 

Leer más…

Compártelo:
10 PM | 05 Ene

EL ROSTRO IMPENETRABLE-DIA 12 A LAS 18 HORAS

El rostro impenetrable. (One-Eyed Jacks. Marlon Brando, 1961) Western. Estados
Unidos. 141 min. color. Doblada en castellano.
Recuperamos el ciclo con una película verdaderamente particular: El rostro
impenetrable; dirigida por Marlon Brando en el año 1961. Esta obra tenía todas las
papeletas para haber concluido en desastre y sin embargo estamos ante uno de los
westerns más originales y atípicos que jamás nadie haya filmado. Pero, empecemos
por el principio.
Un joven Stanley Kubrick, al filo de la treintena, acababa de deslumbrar con
Senderos de Gloria, su estremecedora visión de la Primera Guerra Mundial. Marlon
Brando ya era un actor de reconocimiento indiscutible, tanto en el cine como el teatro,
y quería producir una película. Además de protagonizarla, claro está. Narcisismo
obliga. El primero, contratado para dirigirla por el actor/productor, puso a trabajar a
Calder Willingham, a quien ya conocía de Senderos, en el guion de una novela de
Charles Neider. Un año estuvieron Willingham y el propio Kubrick dándole vueltas al
texto. Parece que en algún momento también intervino Sam Peckinpah, aunque no
consta acreditado.

Leer más…

Compártelo: