06 PM | 14 Ene

La bestia humana. La película. Jean Renoir reinterpreta el naturalismo de Zola

La bestia humana. La película

Jean Renoir reinterpreta el naturalismo de Zola

Alfonso Peláez

Pasemos por alto lo de que estamos ante una adaptación cinematográfica de la novela de Zola, lo de la herencia genética, lo del naturalismo francés, lo del excelente trabajo interpretativo de Jean Gabin y Simone Simon; y todas esas otras cosas que ustedes ya saben. Por cierto, los títulos de crédito indican textualmente “inspirada en…”; eso, indudablemente, nos está poniendo en la pista de que Renoir va a hacer de su capa un sayo con la narración del novelista.

Leer más…

Compártelo:
11 AM | 31 Dic

HASTA EL AÑO QUE VIENE

 

Hoy ha sido un día importante, hemos celebrado el “día Tarkovski” (aniversario de su muerte) en la Casa de Cultura, con una muy buena asistencia de público, pero cada vez que ponemos su testamento, surge la pregunta del millón ¿otra vez Sacrificio? Pregunta sin duda incómoda, pues a nadie se le ocurriría cuestionar que nuevamente tenemos que ver el concierto de año nuevo desde Viena, llevar ramitos de violetas cada nueve de noviembre, o cuando llueve mucho y no se puede salir de casa colocar en el tocadiscos (artilugio antiguo) la marcha fúnebre de Sigfrido.

Cuando el público de Cannes se salía de la sala, y no aguantaba el plano secuencia inicial, Tarkovsky dijo que no le importaba, ya que los que se quedaban eran precisamente a los que iba dirigida su película, los que estaban con él, y es que entrar en el universo de Tarkovsky no a todos les puede resultar fácil, no a todos tiene que gustar. La película no pone la palabra FIN, es infinita, seguiremos pues con Sacrificio.

El año pasado, fruto de las ponencias del Instituto Universitario de Cultura, de la Universidad Pompeu Fabra, se publicó el libro ANDREI TARKOVSKY Y LA CULTURA UNIVERSAL, prueba de que el genial director sigue interesando. Y es que el tema principal de su cine es el hombre, entendido como un ser infinito y enigmático en su esencia, quiere conocer su misterio según la famosa frase de Dostoievski (quiso hacer una peli sobre “el Idiota”) de que el individuo quiere aspirar a la perfección, y lo principal en ese camino es el propio sacrificio por el bien de otras personas o por la verdad. Consideraba que la civilización moderna llevaba un camino equivocado, objetivos equivocados, demasiada importancia al conocimiento científico de la naturaleza (trabajó como geólogo) Su concepción espiritual es como si se fusionaran la tradición gnóstica, la enseñanza de la mística oriental y las ideas de la filosofía nietzscheana, comprendida por Tarkovsky como una filosofía religiosa. Se aleja bastante del cristianismo dogmático tradicional.

Este año Otto se ha convertido en mi personaje favorito como mediador entre dos mundos. Si Stalker se desplazaba en un sentido horizontal, Otto lo hace de una manera vertical, entre algo de “arriba” y algo de “aquí”. Es posible salvar al mundo, debes ir a casa de la bruja y pasar la noche con ella (imágenes geniales de la levitación que ya se produjeron en El Espejo)

El año que viene, si me dejan, seguiremos descubriendo al genial director. Me encantó que el público de ayer me pidiera un ciclo. Terminaré este 31 con otra manía, leer el Aleph de Borges, que fue publicado en el año que nací. Y seguimos, eso sí, con el azúcar por todo lo alto.

felix alonso

Compártelo: