Artículos de Opinión

03 PM | 10 May

entrevista godard

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENTREVISTA

¿Derechos de autor? Un autor sólo tiene deberes

 

 

¿Por qué el título: Film Socialisme

?

 

 

Siempre tengo títulos de antemano, que me dan pistas sobre las películas que podría rodar. Un

título que precede toda idea de una película, es un poco como un

 

 

la

en música. Tengo toda una

lista. Como títulos de nobleza o títulos de banco. Más bien títulos de banco. Empecé con

Socialismo

 

 

, pero a medida que avanzaba la película, me parecía cada vez menos satisfactorio.

La película podría haberse llamado igualmente Comunismo, o Capitalismo. Pero se produjo un

azar divertido: al leer un folletito de presentación que le había hecho llegar, donde el nombre

de mi productora Vega Film precedía al título, Jean-Paul Curnier leyó “Film Socialisme”, y

creyó que aquel era el título. Me escribió una carta de doce páginas para decirme hasta qué

punto le gustaba. Me dije que sin duda debía tener razón y decidí conservar Film antes de

Socialisme. Aquello espabilaba un poco la palabra.

 

 

¿De dónde viene esa idea del crucero por el Mediterráneo? ¿De Homero?

 

 

Al principio pensaba en otra historia que tendría que pasar en Serbia, pero no funcionaba,

Entonces me vino la idea de una familia en un garaje, la familia Martin. Pero eso no bastaba

para un largometraje, porque entonces esa gente se convertiría en personajes y lo que les

pasara se convertiría en un relato. La historia de una madre y de sus hijos, una película como

las que se hacen en Francia, con diálogos, estados de ánimo.

 

 

Precisamente, los miembros de esa familia se parecen casi a los personajes a una ficción

corriente. Eso no ocurría en su cine desde hacía mucho…

 

 

Sí, puede ser… Pero no del todo. Las escenas se interrumpen antes de que se conviertan en

personajes. Son más bien estatuas. Estatuas que hablan. Si se habla de estatuas, se dice siempre

“eso viene de otros tiempos”. Y se habla de “otros tiempos”, entonces se va uno de viaje, se

embarca en el Mediterráneo. De ahí el crucero. Había leído un libro de León Daudet, el

polemista de principios de siglo que se llamaba

 

 

Le Voyage de Shakespeare

. Seguía el trayecto

en barco por el Mediterráneo del joven Shakespeare, que aún no había escrito nada. Todo eso

vino poco a poco.

 

 

¿Cómo procede para compilar todo eso?

 

 

No hay reglas. Hay poesía, o pintura, o matemáticas. Sobre todo hay geometría a la antigua. El

deseo de componer figuras, de poner un círculo alrededor de un cuadrado, de trazar una

tangente. Es geometría elemental. Si es elemental hay elementos. Entonces muestro el mar…

No se puede describir en realidad, son asociaciones. Y si se dice asociación, se puede decir

socialismo. Y si se dice socialismo se puede hablar de política.

 

 

Por ejemplo, de la ley Hadopi, de la cuestión de las descargas penalizadas, de la propiedad de

las imágenes…

 

 

Estoy en contra de la ley Hadopi, por supuesto. No existe la propiedad intelectual. Estoy en

contra de la herencia, por ejemplo. Que los hijos de un artista puedan beneficiarse de los

derechos de la obra de sus padres, hasta su mayoría de edad por qué no… Pero después no me

resulta evidente que los hijos de Ravel se lleven dinero por los derechos del

 

 

Bolero

 

 

¿Usted no reclama ningún pago de derechos a los artistas que usan imágenes de sus

películas?

 

 

Por supuesto que no. Además la gente que lo hace, que las cuelga en Internet, en general están

muy bien… Pero no tengo la sensación de que me cojan nada. Yo no tengo Internet. Anne-

Marie Mieville lo usa. Pero en mi película hay imágenes que proceden de Internet, como esas

imágenes de dos gatos juntos.

 

 

Para usted no hay diferencia de estatus entre esas imágenes anónimas de gatos que circulan

por Internet y el plano de

 

 

El gran combate, de John Ford, que emplea también en

Film

Socialisme

 

 

?

 

 

Estatutariamente no sé por qué tendría que hacer una distinción. Si tuviera que litigar contra las

acusaciones de apropiación de imágenes en mis películas contrataría dos abogados con dos

sistemas diferentes. Uno defendería el derecho de cita, que apenas existe en cine. En literatura

se puede citar extensamente. En el Miller de Norman Mailer, hay un 80% de Henry Miller un

20% de Norman Mailer. En las ciencias ningún científico paga derechos por utilizar una

fórmula establecida por un colega. Eso es una cita y el cine no lo autoriza. He leído el libro de

Marie Darrieussecq,

 

 

Rapport de police

, y me ha gustado mucho porque hace un recorrido

histórico de esta cuestión. El derecho de autor no es posible. Un autor no tiene ningún derecho.

Yo no tengo ningún derecho. No tengo sino deberes. Y después en mi película hay otro tipo de

préstamos que no son citas sino sencillamente extractos. Como una inyección cuando se toma

una muestra de sangre para analizarla. Ése sería el alegato de mi segundo abogado. Defendería

por ejemplo el uso que hago de los planos de los trapecistas procedente de

 

 

Les Plages d’Agnès

.

Ese plano no es una cita, no cito la película de Agnès Varda, me beneficio de su trabajo. Es un

extracto que tomo, que incorporo en otro sitio para que tome otro sentido, en este caso para que

simbolice la paz entre Israel y Palestina. No he pagado por ese plano. Pero si Agnès me pidiera

dinero creo que podríamos pagarle un precio justo. Es decir, en relación al presupuesto de la

película, el número de espectadores que ha tenido…

 

 

Para expresar la paz en Oriente Próximo mediante una metáfora, ¿por qué prefiere desviar

una imagen de Varda en lugar de rodar una?

 

 

Me parecía muy bien la metáfora en la película de Agnès.

 

 

Pero no es…

 

 

No, por supuesto. Soy yo quien la construye al desplazar la imagen. No creo estar haciéndole

daño a la imagen. Me parecía perfecta para lo que yo quería decir. Si los palestinos y los

israelíes montaran un circo e hicieran juntos un número de trapecio, las cosas en Oriente

Próximo serían diferentes. Esta imagen muestra para mí un acuerdo perfecto, exactamente lo

que quería expresar. Entonces tomo la imagen porque ya existe. El socialismo de la película

consiste en socavar la idea de propiedad, empezando por la de las obras… No debería haber

propiedad sobre las obras. Beaumarchais quería únicamente beneficiarse de una parte de los

ingresos de

 

 

Las bodas de Fígaro. Podía decir: “Yo he escrito Fígaro

”. Pero no creo que hubiera

dicho: “

 

 

Fígaro

es mío”. Ese sentimiento de propiedad sobre las obras vino más tarde. Hoy un

tipo hace una iluminación de la torre Eiffel, se le ha pagado por ello, pero si se filma la torre

Eiffel aún hay que pagarle algo más.

 

 

Su película se colgará en FilmoTV a la vez que se estrene en salas…

 

 

La idea no es mía. Cuando se hicieron los trailers, es decir toda la película, pero acelerada,

propuse que se colgara en YouTube porque es un buen medio para hacer circular las cosas. Lo

de colgar la película fue idea del distribuidor. Pusieron dinero, así que hice lo que me pidieron.

Si de mí dependiera no se habría estrenado en salas de esta manera. Hemos tardado cuatro años

en hacer la película. En términos de producción es muy atípico. Hemos rodado a cuatro manos,

con Battaggia, Arragno, Grivas, en igualdad. Cada uno partía por su lado y traía imágenes.

Grivas se fue sólo a Egipto y se trajo horas de película… Nos dimos mucho tiempo. Creo que la

película debería haberse podido beneficiar de una igual relación con la duración en lo que

respecta a su distribución.

 

 

¿Eso qué quiere decir exactamente?

 

 

Me hubiera gustado más que se contratara a un chico y una chica, a una pareja que tuviera

ganas de mostrar cosas, que esté un poco ligada al cine, el tipo de jóvenes que se puede

conocer en los pequeños festivales. Se les da una copia DVD de la película y después se les

pide que se formen como paracaidistas. Después se señalan al azar lugares sobre un mapa de

Francia y se los lanza a esos lugares. Tienen que mostrar la película allí donde aterrizan. En un

café, un hotel… ellos se apañan. Pedirán por la sesión 3 ó 4 euros, no más. Pueden filmar esa

aventura y después venderla. Gracias a ellos se podrá hacer una investigación sobre lo que es

distribuir esta película. Únicamente después se podrían tomar decisiones, se sabría si se puede

o no proyectar en salas normales. Pero no antes de haber hecho una investigación de uno o dos

años. Porque antes, usted está como estaba yo: no sabe qué es esta película, no sabe a quién le

puede interesar. Ha desertado un poco el espacio mediático. (…)

 

 

¿Por qué invitar a Alain Badiou o Patti Smith en su última película para filmarlos tan poco?

 

 

Patti Smith estaba allí, así que la filmé. No sé porque tendría que haberla filmado más tiempo

que, por ejemplo, a una camarera.

 

 

¿Por qué pedirle que estuviera allí?

 

 

Para que haya una buena americana. Alguien que encarne algo distinto al imperialismo.

 

 

¿

Y Alain Badiou?

 

 

Quería citar un texto sobre la geometría de Husserl y tenía ganas de que alguien elaborara algo

de su cosecha a partir de ahí. Eso le interesó.

 

 

¿Por qué filmarlo frente a una sala vacía?

 

 

Porque su conferencia no les interesaba a los turistas del crucero. Se anunció que habría una

conferencia sobre Husserl y nadie vino. Cuando llevamos a Badiou a aquella sala vacía, le

gustó mucho. Dijo: “Bueno, puedo hablar ante nadie”. Podría haberlo encuadrado desde más

cerca, no filmar la sala vacía, pero había que mostrar que era una palabra en el desierto, que

está en el desierto. Eso me hace pensar en la frase de Jean Genet: “Hay que ir a buscar las

imágenes porque están en el desierto”. En mi cine no hay intenciones. No soy yo quien ha

inventado esa sala vacía. Yo no quiero decir nada, intento mostrar, o hacer sentir, o permitir que

se diga otra cosa después. Cuando escuchamos: “Los canallas hoy son sinceros, creen en

Europa”, ¿qué otra cosa permite decir eso? ¿No se puede creer en Europa sin ser un canalla? Es

una frase que me vino al leer pasajes de

 

 

La nausea

. En aquellos tiempos el canalla no era

sincero. Un torturador sabía que no era honesto. Hoy el canalla es sincero. En cuanto a Europa,

existe desde hace mucho, no hay necesidad de hacerla como se la ha hecho. No acabo de

entender, por ejemplo, que se pueda ser parlamentario, como Dany (Daniel Cohn-Bendit). Es

raro, ¿no?

 

 

¿La ecología no debería constituir un partido político?

 

 

Ya sabe… los partidos… Los partidos se toman siempre. Incluso sus nombres, a veces. De

Gaulle estaba en contra de los partidos. Aun así, en la Liberación, hizo igualmente entrar a los

partidos en el Consejo de la Resistencia para tener peso frente a los americanos. Incluso estaba

el Frente Nacional. Sólo que entonces no era lo mismo que hoy. Era una empresa del Partido

Comunista, en la época. No sé muy bien por qué después los otros se quedaron con ese

nombre. Tomaron un partido…

 

 

La crisis griega resuena fuertemente en su película…

 

 

Deberíamos agradecer a Grecia. Es Occidente quien tiene una deuda con Grecia. La filosofía,

la democracia, la tragedia… Olvidamos siempre las relaciones entre tragedia y democracia. Sin

Sófocles no hay Pericles. Sin Pericles no hay Sófocles. El mundo tecnológico en el que

vivimos se lo debe todo a Grecia. ¿Quién ha inventado la lógica? Aristóteles. Si esto y si eso,

ergo aquello. Lógica. Es lo que las potencias dominantes emplean todo el día, haciendo de

forma que, sobre todo, no haya contradicción, que sigamos dentro de una misma lógica.

Hannah Arendt dijo acertadamente que la lógica induce al totalitarismo. Así que todo el mundo

debe dinero a Grecia hoy. Ella podría exigir billones en concepto de derechos de autor al

mundo contemporáneo y sería lógico dárselos. Enseguida. (…)

 

 

La penúltima cita de la película es: “Si la ley es injusta, la justicia pasa delante de la ley”…

 

 

Está ahí en relación con el derecho de autor. Todos los DVDs empiezan con un rótulo del FBI

que criminaliza la copia. Recurrí entonces a Pascal. (…)

 

 

La idea de completar una obra, que la vida le deje tiempo para culminarla, ¿es una cuestión

que le preocupa?

 

 

No. No creo en la obra. Hay obras, se producen nuevas, pero la obra en su conjunto, la gran

obra, no me interesa. Prefiero hablar de camino. En mi trayectoria hay altos y bajos,

tentativas… He escrito mucho al peso. Ya sabe que lo más difícil es decirle a un amigo que lo

que hace no es muy bueno. Eso lo hecho de menos. Rohmer tuvo el valor de decirme en la

época de los

 

 

Cahiers que mi crítica de Extraños en un tren

era mala. Rivette también podría

decir eso. Y nos atañía mucho lo que pensaba Rivette. François Truffaut no me perdonó que

pensara que sus películas eran malas. Además sufría porque no llegaba a pensar que mis

películas fueran tan malas como yo pensaba que eran las suyas.

 

 

¿De verdad piensa que las películas de Truffaut son malas?

 

 

No, malas no… No peores que otras… No más que las de Chabrol… Pero no era el cine con el

que habíamos soñado.

 

 

¿La posteridad, la huella, le preocupa?

 

 

No, para nada.

 

 

¿En ningún momento lo hizo?

 

 

Nunca.

 

 

Me resulta difícil creerle. No se puede hacer Pierrot le Fou

sin tener ganas de hacer una obra

maestra, de ser campeón del mundo, de quedar para siempre en la historia…

 

 

Quizá tiene razón. Seguro que tuve esa pretensión en mis inicios. Me enderecé muy rápido.

 

 

¿Piensa en su desaparición?

 

 

Sí, forzosamente. Con los problemas de salud… Tengo que cuidarme mucho más que antes. La

vida se modifica. De todas formas, desde hace mucho, he terminado con la vida social. Me

gustaría volver al tenis, que tuve que dejar por los problemas en la rodilla. Cuando uno se hace

viejo, la infancia regresa. Está bien. Y no, no me angustia especialmente desaparecer.

 

 

Parece muy desapegado.

 

 

¡Al contrario, al contrario! Estoy muy apegado. Por cierto que Anne Marie me decía el otro día

que si me sobrevivía haría escribir sobre mi tumba: “Al contrario…”

Jean-Luc Godard

 

 

, entrevista de Jean Marc Lalanne y Serge Kaganski, Les Inrockuptibles

, 18 de mayo

Compártelo:
08 PM | 09 Mar

Junta Directiva

JUNTA DIRECTIVA

Presidente:
Vicepresidente:
Secretario General:
Tesorero:
Poesía:
Cine:
Fotografía:
Artes Plásticas:
Publicaciones:
Prensa:

 Félix Alonso
 José Luís García
 J.A. García Regueiro
 Olaf Bernardez
 Victoria Bustamante
 Diego Herranz
 Alex Alonso
 Carmina Revilla
 David Alvarez
 Pedro González

Compártelo:
08 PM | 09 Mar

Estatutos

ESTATUTOS DE LA ASOCIACIÓN “COLECTIVO ROUSSEAU”

 

CAPÍTULO I

DENOMINACIÓN, FINES, DOMICILIO Y ÁMBITO:

 

            ARTÍCULO 1º.- Con la denominación de Asociación “Colectivo ROUSSEAU”, se constituye una entidad que se acoge a lo dispuesto en la Ley 191/64, de 24 de diciembre y normas complementarias del Decreto 1440/65, de 20 de mayo, careciendo de ánimo de lucro.
            ARTÍCULO 2º.- La existencia de esta asociación tiene como fines: el fomento de la cultura y la profundización de los valores democráticos y del medio ambiente.
            ARTÍCULO 3º.- Para el cumplimiento de estos fines se realizarán las siguientes actividades: conferencias, mesas redondas y boletines culturales.
            ARTÍCULO 4º.- La Asociación establece su domicilio social en Travesía Cañada Nueva nº 6 – San Lorenzo de El Escorial.

 

CAPÍTULO II

 

            ARTÍCULO 5º.- La Asociación será dirigida y administrada por la Junta Directiva formada por un Presidente, un Vicepresidente, un Secretario, un Tesorero y Vocales. Todos los cargos que componen la Junta Directiva serán gratuitos y serán designados por la Asamblea General Extraordinaria y su mandato tendrá una duración de cuatro años.
            ARTÍCULO 6º.- La Junta Directiva se reunirá cuantas veces lo determine su Presidente y a iniciativa o petición de 1/3 de sus miembros. Quedará constituida cuando asista la mitad más uno de sus miembros y para que sus acuerdos sean válidos deberán ser tomados por mayoría de votos. En caso de empate, el voto del Presidente será de calidad.
            ARTÍCULO 7º.- Son facultades de la Junta Directiva:

  1. Dirigir las actividades sociales y llevar la gestión económica y administrativa de la Asociación, acordando realizar los oportunos contratos y actos.
  2. Ejecutar los acuerdos de la Asamblea General.
  3. Elaborar y someter a la aprobación de la Asamblea General los Presupuestos Anuales y Estado de Cuentas.
  4. Elaborar el Reglamento de régimen interior que será aprobado por la Asamblea General.
  5. Resolver sobre la admisión de nuevos asociados.
  6. Nombrar delegados para alguna determinada actividad de la Asociación.
  7. Cualquiera otra facultad que no sea de la exclusiva competencia de la Asamblea General de Socios.

ARTÍCULO 8º.- El Presidente tendrá las siguientes atribuciones:
            Representar legalmente a la Asociación ante toda clase de organismos públicos o privados: convocar, presidir y levantar las sesiones que celebre la Asamblea General y la Junta Directiva, dirigir las deliberaciones de una y otra; ordenar pagos y autorizar con su firma los documentos, actas y correspondencia; adoptar cualquier medida urgente que la buena marcha de la Asociación aconseje o en el desarrollo de sus actividades resulte necesaria o conveniente, sin perjuicio de dar cuenta posteriormente a la Junta Directiva.
            ARTÍCULO 9º.- El Vicepresidente sustituirá al Presidente en ausencia de éste, motivada por enfermedad o cualquier otro motivo y tendrá las mismas atribuciones que él.
            ARTÍCULO 10º.- El Secretario tendrá a su cargo la dirección de los trabajos puramente administrativos de la Asociación, expedirá certificaciones, llevará los ficheros y custodiará la documentación de la entidad, haciendo que se curse a las comunicaciones sobre: designación de Juntas Directivas, celebración de Asambleas y aprobación de los presupuestos y estado de cuentas.
            ARTÍCULO 11º.- El Tesorero recaudará los fondos pertenecientes a la Asociación y dará cumplimento a las órdenes de pago que expida el Presidente.
            ARTÍCULO 12º.- Los vocales tendrán las obligaciones propias de su cargo como miembros de la Junta Directiva y así como las que nazcan de las delegaciones o comisiones de trabajo que la propia Junta les encomiende.
            ARTÍCULO 13º.- Las vacantes que se pudieran producir durante el mandato de cualquiera de la Junta Directiva serán cubiertas provisionalmente entre dichos miemros hasta la elección definitiva por la Asamblea Extraordinaria.
            Todos los cargos serán completamente gratuitos.
            ARTÍCULO 14º.- La Asamblea General es el órgano supremo de la Asociación y estará compuesta por todos los socios.
            ARTÍCULO 15º.- Las reuniones de la Asamblea General serán ordinarias y extraordinarias. La ordinaria se celebrará una vez al año; las extraordinarias se celebrarán cuando las circunstancias lo aconsejen, a juicio del Presidente, cuando la Directiva lo acuerde o cuando lo proponga por escrito una tercera parte de los asociados, con expresión concreta de los asuntos a tratar.
            ARTÍCULO 16º.- Las convocatorias de las Asambleas Generales, serán ordinarias y extraordinarias, serán hechas por escrito, expresando el lugar, día y hora de la reunión así como el orden del día. Entre la convocatoria y el día señalado para la celebración de la Asamblea en la primera convocatoria habrán de mediar al menos cinco días, pudiendo asimismo hacerse constar si procediera, la fecha en que se reunirá la Asamblea en segunda convocatoria, sin que entre una y otra pueda mediar un plazo inferior a cinco días.
            ARTÍCULO 17º.- Las Asambleas Generales, tanto ordinarias, como extraordinarias, quedarán válidamente constituidas en primera convocatoria cuando concurran a ella la mayoría de los asociados con derecho a voto, y en segunda convocatoria cualquiera que sea el número de asociados con derecho a voto.
            Los acuerdos se tomarán por mayoría simple de votos de asistentes cando se trate de Asamblea ordinaria y por mayoría de 2/3 cuando se trate de Asamblea Extraordinaria.
            ARTÍCULO 18º.- Son facultades de la Asamblea General Ordinaria:

  1. probar en su caso, la gestión de la Junta Directiva.
  2. Examinar y aprobar el estado de cuentas.
  3. Aprobar o rechazar las propuestas de la Junta Directiva en orden a las actividades de la Asociación.
  4. Fijar las cutas ordinarias o extraordinarias.
  5. Cualquiera otra que no sea la competencia exclusiva de la Asamblea Extraordinaria.

            ARTÍCULO 19º.- Corresponde a la Asamblea General Extraordinaria:

  1. Nombramiento de los miembros de la Junta Directiva.
  2. Modificación de Estatutos.
  3. Disolución de la Asociación.
  4. Disposición y enajenación de bienes.
  5. Expulsión de socios, a propuesta de la Junta Directiva.
  6. Constitución de Federaciones o integración en ellas.
  7. Solicitud de declaración de utilidad pública.

 

CAPÍTULO IV

SOCIOS

 

            ARTÍCULO 20º.- Podrán pertenecer a la Asociación aquellas personas mayores de edad y con capacidad de obrar que tengan interés en el desarrollo de los fines de la Asociación.
            ARTÍCULO 21º.- Dentro de la Asociación existirán las siguientes clases de socios:
            a) Socios fundadores, que serán aquellos que participen en el acto de constitución de la Asociación.
            b) Socios de número, que serán los que ingresen después de la constitución de la Asociación.
            c) Socios de honor, los que por su prestigio o por haber contribuido de modo relevante a la significación y desarrollo de la Asociación, se hagan acreedores de tal distinción. El nombramiento de los socios de honor corresponde a la Junta Directiva o Asamblea General.
            ARTÍCULO 22º.- Los socios causarán baja por algunas de las causas siguientes:

  1. Por renuncia voluntaria, comunicada por escrito a la Junta Directiva.
  2. Por incumplimiento de sus obligaciones económicas, si dejará de satisfacer cuotas periódicas.
  3. Por conducta incorrecta, por desprestigiar a la Asociación con hechos o palabras que perturben gravemente los actos organizados por la misma y la normal convivencia entre los asociados.

            ARTÍCULO 23º.- Los socios de número y fundadores tendrán los siguientes derechos:

  1. Tomar parte en cuantas actividades organice la Asociación en cumplimiento de sus fines.
  2. Disfrutar de todas las ventajas y beneficios que la Asociación pueda obtener.
  3. Participar en las Asambleas con voz y voto.
  4. Ser electores y elegibles para los cargos directivos.
  5. Recibir información sobre los acuerdos adoptados por los órganos de la Asociación.
  6. Hacer sugerencias a los miembros de la Junta Directiva en orden al mejor cumplimiento de los fines de la Asociación.

            ARTÍCULO 24º.- Los socios fundadores y de número tendrán las siguientes obligaciones:

  1. Cumplir los presentes Estatutos y los acuerdos válidos de las Asambleas y la Junta Directiva.
  2. Abonar las cuotas que se fijen.
  3. Asistir a las Asambleas y demás actos que se organicen.
  4. Desempeñar, en su caso, las obligaciones inherentes al cargo que ocupen.
  5. Contribuir con su comportamiento al buen nombre y prestigio de la Asociación.

              ARTÍCULO 25º.- Los socios de honor tendrán las mismas obligaciones que los fundadores y de número a excepción de las previstas en los apartados d) del artículo anterior
            Asimismo tendrán los mismos derechos a excepción de los que figuren en los apartados d) y e), a las Asambleas podrán asistir con voz pero sin voto.

 

CAPÍTULO V

RECURSOS ECONÓMICOS

 

            ARTÍCULO 26º.- Los recursos económicos previstos para el desarrollo de los fines y actividades de la Asociación serán los siguientes:

  1. Las cuotas de entrada, periódicas o extraordinarias.
  2. Las subvenciones, legados o herencias que pudiera recibir de forma legal por parte de los asociados o de terceras personas.
  3. Cualquier otro recurso lícito.

              ARTÍCULO 27º.- El límite del presupuesto anual, sin determinar según la Asamblea General.
            La Asociación carece de Patrimonio Fundacional.

 

CAPÍTULO VI

DISOLUCIÓN

 

            ARTÍCULO 28º.- La Asociación no podrá disolverse mientras haya diez socios que deseen continuar.
            Se disolverá voluntariamente cuando así lo acuerde la Asamblea General Extraordinaria, convocada al efecto, por una mayoría de 2/3 de los asociados.
            ARTÍCULO 29º.- En caso de disolución, se nombrará una comisión liquidadota, la cual, una vez extinguidas las deudas, y si existiese sobrate líquido lo destinará para fines benéficos concretamente fines ONG.

 

DISPOSICIÓN ADICIONAL

 

            En todo cuanto no esté previsto en los presentes Estatutos se aplicará la vigente Ley de Asociaciones de 24 de diciembre de 1.964 y disposiciones complementarias.

Compártelo:
01 AM | 27 Abr

Queridos amigos del Colectivo Rouseau: el próximo 10 de mayo se presenta en Madrid, en la Filmoteca Nacional, la versión en castellano de la mítica revista "Cahiers du Cinèma" campo de entrenamiento de la mayoría de cineastas de la Nouvelle Vague (Godard, Truffaut, etc…) la revista en cuestión se compondrá de un 20% de artículos traducidos de la versión francesa y un 80% de artículos autóctonos sobre distintos temas de actualidad y críticas de películas en cartel o clásicas. Carlos Heredero, Santos Zunzunegui y muchos otros prestigiosos críticos españoles forman la redacción de la revista. Desde aquí hago un llamamiento para que todos nos subscribamos, ya que de lo contrario la revista no creo que tenga un futuro muy prometedor. Un saludo.
Compártelo: