Fernando Chaves Espinach. 18 octubre, 2015

“Jeanne Dielman, Quai du Commerce, 23 1080 Bruselas” fue la película más influyentes de Chantal Akerman (1950-2015), protagonizada por Delphine Seyrig.

Chantal Akerman, la cineasta belga recién , tenía 18 años cuando realizó su primera película. El cortometraje Saute ma ville (1968) nos muestra a una joven, ella misma, llegando a su cocina, el más tradicional de los ambientes. Pronto, el talante combativo que haría de Akerman una de las directoras más influyentes de su generación se apodera de la pantalla. Revienta.

News from Home (1976) es una de las películas más conocidas de Chantal Akerman, filmada en Nueva York.
News from Home (1976) es una de las películas más conocidas de Chantal Akerman, filmada en Nueva York.

En su debut, Akerman destroza cada ritual de la cocina, poco a poco, con un ritmo cómico que evoca a Jacques Tati y a Charles Chaplin. Es una mujer, una mujer joven, una mujer cineasta; desde esa primera cinta, Akerman anunció una obra consagrada a romper la norma e inventarse su propio lenguaje, no siempre claro, pocas veces fácil y menos aún popular.

Chantal Akerman (1950-2015) hizo con las reglas del cine lo que hace con la cocina en Saute ma ville : destruir, romper, desordenar, hacer de nuevo –un “rechazo de la domesticidad”, escribe Michael Koresky–.

Akerman lo hizo 40 veces más, a lo largo de una fructífera trayectoria , pionera en el cine feminista y experimental, preocupada por la geografía, la sexualidad y la identidad. Su estilo, marcado por tomas largas y reiteración, resuena en la obra de cineastas experimentales desde los años 70.

En La chambre (La habitación, 1972), cuando la vemos acostada en su cama, mirándonos, no está exhibiéndose, sino retándonos: esta es su intimidad, rebelde, propia, muy propia, ocupando su espacio, moviéndose a su ritmo, haciendo su cine.

Voz viva. La ingobernable realizadora contó muchas veces que su inspiración para hacer cine fue Pierrot, le fou (1965), una de las obras maestras de Jean-Luc Godard que marcaron los años 60 y dieron un vuelco al cine.

La voluntad transgresora y salpicada de color de la película de Godard, repleta de referencias cruzadas a la historia del arte y de la cinematografía, inspiró en Akerman un interés por la violencia contenida en lo cotidiano, así como en esa materia prima del cine: el tiempo.

Akerman tenía 25 años cuando realizó la que quizás sea su obra más influyente: Jeanne Dielman, 23 Quai du Commerce, 1080 Bruxelles . Por tres horas, vemos a una mujer (Delphine Seyrig) realizar labores domésticas con lentitud exasperante. Prepara la comida, limpia, recibe a hombres que le pagan por sexo, habita el espacio. Ese remolino de repeticiones aumenta en intensidad hasta un clímax brutal, violenta clausura de la vida burguesa.

Con Jeanne Dielman , Akerman se confirmó como pionera del cine feminista. “Hay cineastas que son buenos, cineastas que son grandiosos, cineastas que están en la historia del cine y, luego, hay unos poco cineastas que cambian la historia del cine”, dijo Nicola Mazzanti, quien dirige el Real Archivo Fílmico de Bélgica.

A propósito de una de las películas más prominentes de Akerman, la directora Claire Denis comenta en Libération algo que podría extenderse a toda la filmografía de la belga: “ Je, tu, il, elle ( Yo, tú, él, ella , 1976) es un filme único, para mí. Es extremadamente fuerte porque está hecho con su carne, su piel, su vida”.