+

Sección : Blog de Félix

PREGONANDO

Félix Alonso

El pregón del inicio de las fiestas ha puesto de manifiesto lo contraproducentes que son todas las proclamas que se hacen en favor a reducir la religión al ámbito de lo privado. Si algo demostró el pregonero y quienes lo invitaron, es la repercusión pública que puede llegar a tener un discurso plagado con los elementos más sobresalientes del nacional-catolicismo, dirigido a una plaza llena de gente que escucha atentamente, y al que no se contrapone ninguna opinión visible desde la izquierda, no ya en el acto mismo, que se pudiera considerar dentro de la cortesía, sino a través de algún comunicado.

Me consta que en la comida de celebración de los socialistas de San Lorenzo, no se hizo el más mínimo comentario, siendo un ámbito muy adecuado para que Hontoria hubiera comunicado a sus compañeros su incomodidad. La hegemonía no se consigue con el traje de los domingos en búsqueda del baile de salón.

Yo si me sentí incómodo por algunas de las palabras que volaban por la Plaza: El cuestionamiento al sistema político actual, y  ajustes de cuentas con el proyecto ilustrado. Todo muy alejado de los postulados cristianos de José Gómez Cassarena, Díaz- Salazar, o de los que participaron en el homenaje a Manuel Fraijó. El contenido de un blog no permite profundizar en el texto íntegro del pregón, pero a un laicista le produce desasosiego. Tiempo tendremos, espero que se haga el reproche político en el próximo pleno. Confío en Tettamantti.

Si el Colectivo-Rousseau quiere poner en marcha el proyecto: “EL LAICISMO A DEBATE” durante el próximo otoño es porque  creemos que ha llegado el momento de someter el laicismo a revisión. Existe, sin duda, un gran desconocimiento sobre este tema. Hay quien lo confunde con anticlericalismo, cuando la laicidad lo que pretende es que exista una separación efectiva, desde el respeto, entre el Estado y las Confesiones Religiosas. Vamos a contar con el apoyo y respaldo de la Fundación  CIVES  y  la Fundación Progreso y Cultura.

Entre los objetivos y fines que nos hemos propuesto está el de divulgar aquellos pensadores que se han caracterizado por sus planteamientos laicistas como Antonio Gil y Zárate, natural de nuestro vecino pueblo El Escorial, Francisco Giner de los Ríos, Pablo de Andrés Cobos, Lorenzo Luzuriaga, Rodolfo Llopis  y en época más reciente, las figuras de Luis Gómez Llorente y Mariano Pérez Galán, y Juan Pablo Ortega y otros.

Queremos divulgar, los planteamientos laicistas en el siglo XIX  y en el XX, las referencias y los avatares que se han ido sucediendo en torno a la laicidad en las distintas Constituciones así como las polémicas suscitadas en el ámbito educativo y en el cultural.

Estamos ya trabajando y han comprometido su participación intelectuales, periodistas, profesores universitarios que han venido participando en debates, simposios, jornadas y que han publicado diversos artículos y ensayos sobre este tema.

Sería oportuno debatir sobre si deben existir, por ejemplo, funerales de Estado, independientes de cualquier confesión religiosa y lo mismo cabría decir de otros muchos asuntos polémicos.

Nuestra intención no es otra que DIVULGAR CON RIGOR y que los asistentes a nuestros actos puedan hacerse una idea en torno a este tema para poder juzgar con objetividad, disponiendo de una información veraz. Por otro lado en este, como en otros campos, es necesario reivindicar una actitud crítica para aproximarnos a aspectos cruciales sobre los que, durante mucho tiempo, han existido tergiversaciones interesadas, represión y silencio.

Ha llegado la hora de reavivar nuestro legado republicano. Ahí están las raíces de la batalla

 

Compártelo:

“Alberto Descorial (octubre, cada vez más indudable)”.-

 

Conocí a Alberto Descorial hace más de treinta años, aunque su verdadero nombre era Alberto Martínez Sánchez. Por unos compañeros socialistas de Los Molinos me he enterado de su reciente fallecimiento, y me pongo enseguida a recordarle. Alberto era un funcionario cualificado de la Comunidad de Madrid, a él se deben los manuales básicos de Administración Local que el PSOE editó y que se repartían a los concejales que tenían que desempeñar su función en los ayuntamientos.

Sus antepasados fueron los impulsores de la “Escuela de Montes” y sobre todo de la creación del parque de Terreros. La firma de sus poemarios con el nombre “Descorial” sería suficiente para resaltar su amor por el pueblo, pero es que además fue concejal socialista y secretario del Ayuntamiento. Le produjo dolor la actitud de algunos correligionarios de la época. Puso por encima la libertad a la obediencia doctrinaria. Hoy sigue siendo desgraciadamente un camino muy seductor para algunos seres humanos agarrarse a los dogmas, la disciplina, el patriotismo, las sectas, las religiones o la magia. La libertad por encima de todo, solía decirme. 

Hablando con el poeta Juan Torres, al que conocí siendo presidente de la asociación Presencia Gitana, coincidimos en el conocimiento de Alberto. Éste le dedicó en el periódico “Vox Populi” un artículo titulado “Instrucciones para escribir un soneto”, del que no me resisto a transcribir unos pasajes: 

“Era un hombre amojamado y pelón. Se movía sigilosamente por los pasillos de la consejería, donde se le tenía en alto aprecio, y no se inmiscuía en asuntos ajenos a sus competencias más estrictas, que se limitaban, me parece, a redactar sesudos informes recomendando medidas que luego nadie se encargaba de adoptar.

Todos los días buscábamos un hueco para encerrarnos en su despacho. Nadie le dio al asunto otro pábulo que el que tenía: dos poetas, ya se sabe. Yo era entonces un joven airado, adscrito a la iglesia de la poesía de la experiencia, ávido de trasladar al papel la vida misma de cada día con el lenguaje que cada día nos da la vida misma.

Luis García Montero, ya saben. Y, por supuesto, Javier Salvago, cuyo entrañable prosaísmo tanto me marcó. Menos fieros de lo que nosotros mismos nos pintábamos, los poetas de la experiencia andábamos por la vida con mucha indolencia y escasísimo rigor. Como de vuelta de todo pero sin haber ido a ningún sitio.

Así que Alberto me explicó que había que empezar por el principio. Su poesía no contenía vanguardismos formales, ni mucho menos conceptuales. Bebía de las fuentes más clásicas de nuestra lírica y era muy dado a enfrascarse en la naturaleza y el paisaje para no tener que adentrarse en mayores enredos existenciales.

Alberto Descorial no escribía poesía para inmortalizarse sino para sobrellevar la mortalidad con elegancia. El soneto era para él como el perpetuo aprendizaje. Un continuo adentrarse en la búsqueda de la exactitud expresiva y de la precisión rítmica. Un empeñarse en llevar al límite la elaboración del lenguaje poético impecable.

Me animaba, pero se mostraba implacable: “No te obsesiones con los temas, no emborrones un buen poema a base de toscas emociones. Para trabajar la técnica, busca temas que no te impliquen, cosas sin importancia”. Así fue como me enseñó su Soneto a las pinzas de la ropa, del que por desgracia solo conservo el recuerdo de su primer espléndido verso: Bisnietas pobres del vetusto pino.

Termina Juan diciendo que “no todo eran sonetos. Había mucha estancia, largas ristras de heptasílabos y endecasílabos combinados, recuperando el tono y el sentir del mejor Garcilaso puesto al día. Pero era en los sonetos en los que su maestría se mostraba esplendorosa, donde mejor fructificaban sus largas horas de encierro depurando las aristas de la inspiración”.

Me encantó el artículo, que se puede leer entero en este enlace, y se lo llevé a su casa de Los Molinos. Una mañana entera de “charleta”, al final me dio dos libros que siempre he tenido ganas de editar: uno la “Autobiografía por fray Juan de la Cruz”. Haciéndose pasar por el poeta, comienza diciendo: “Escribo la verdad de mi vida y mi pensamiento, aquí en la Peñuela, a mis cincuenta años de edad… Me propongo con ello mostrar que soy inocente de las imputaciones que me han llevado al destierro y a la pérdida de todos los oficios…”.

Me regaló las “cincuenta levitaciones del anciano Newton” y 300 hojas mecanografiadas con el título: “La existencia sin modo”, un libro metafísico sobre la “civilización de la cucaña” que era su especialidad, y encontré en mi librería el libro titulado “Es indudable otoño en sus señales”.

Hacía una poesía reposada y atemporal, previsible y acogedora, emotiva en su propia contención. Había mucho Garcilaso, sí, en sus versos, pero también mucho de mística en sus escritos. Aunque ahora prive lo crematístico a lo místico en los plenos del municipio, les pido a los concejales que hagan un hueco para un reconocimiento. Fue un gurriato importante, un socialista ejemplar, el pueblo merece su recuerdo.

Es indudable otoño en sus señales / de glaucas tenues luces vespertinas / desgritadas de voz y de tinieblas / que divinizan a los robledales/

Seria como el fulgor de los puñales / la tarde reverbera en las encinas / Borroso el bosque,enteras las ruinas / donde asientan las dalias sus reales / Una dulce tristeza de la herida / que la playa recibe por el sable / de la ola llegando ya vencida / deshojada de modo insoslayable / en cada embate dando algo de vida / Octubre, cada vez más indudable.

Compártelo:

Por imperativo legal

 

En la constitución del Ayuntamiento de San Lorenzo, (me limito a escribir sobre mi pueblo) el concejal electo de podemos-Ecuo, utilizó la fórmula del “imperativo Legal”, que desde que se usó por Batasuna, y luego refrendada por el Tribunal Constitucional  para prometer un cargo, ha pasado de ser algo simbólico, a una moda con la que distinguirse. Mi amigo de Facebook, el socialista Perelló, nos decía el otro día que “por imperativo legal” he parado en un semáforo, he pagado el billete del tren, he pagado al taxista, he renovado mi pasaporte, he hecho la declaración de renta, circulo con mi coche por la derecha, no puedo administrar empresas privadas… Mi vida es un imperativo legal, desde el día en que mis padres, por ese mismo motivo, registraron mi nombre y nacimiento en el Registro Civil. Y nunca se me ocurrió cada vez que hago una de esas cosas recordar en voz alta que el motivo es el imperativo legal, derivado del Imperio de la Ley que rige los Estados Democráticos. Se lamentaba del desazón que provoca en quienes no hayan descubierto hasta este momento como afecta el imperativo legal a sus vidas. Se ha llegado al esperpento de  prometer en un pueblo de Cataluña, “por el año 1714 y la llegada de los fueros”. A mi juicio, con la fórmula habitual, estar a favor de una sociedad mejor, más justa y más igualitaria no es incompatible.

Luego está el “imperativo ciudadanos”. Necesitamos saber algunas cosas más, además de lo publicado en el comunicado de Vecinos. Sería muy interesante conocer en qué momento se rompió el pacto que tenían prácticamente cerrado, si intervino la dirección de Ciudadanos, y si la insistencia del PSOE de entrar en el gobierno tuvo algún efecto determinante. La alcaldesa saliente tuvo ocasión de hacer un discurso de despedida y no lo hizo, esperaremos una rueda de prensa con preguntas en los próximos días. El partido Vecinos nos debe una explicación. Espero con ansiedad conocer el nuevo concejal de cultura, le pediremos de inmediato una reunión para poner en marcha nuestro proyecto “Viaje de Invierno”.

Otro imperativo, en este caso violento, ha sido el cambio de cerradura de la Sala Juan Negrín, para impedir la programación de las actividades del Colectivo-Rousseau, imperativo que tiene consecuencias más allá de las decisiones privadas que pueda tomar una organización política.

En el libro de los socialistas, José Antonio Gómez Yañez y Joan Navarro, “DESPRIVATIZAR LOS PARTIDOS”, muy fácil de encontrar en la web se dice: “Los partidos políticos son considerados por la mayoría de la ciudadanía como organizaciones de cargos públicos y aspirantes a cargos públicos, sin que sean percibidos como cauces para la participación efectiva en la vida pública”  Nosotros, me refiero al colectivo, pretendíamos dar cauce a la participación a través de uno de los más importantes activos culturales ,ni más ni menos, que el cine denominado de autor. ¿No tenemos el cine Variedades como propuesta de los partidos? ¿Quién mejor que los aficionados al cine para hacer sugerencias? De hecho ya se hicieron. Las películas que fuimos poniendo fomentaron el pensamiento crítico, y eso no nos lo van a quitar. Lo haremos en otros espacios, sin perder la esperanza de volver. Decía Peter Brook, ese monstruo del teatro que: “cuando los tiempos son negativos, solo hay una corriente que va secretamente contra la marea: Lo positivo”. Pues eso

Compártelo:

ANALISYS

                           Félix Alonso

En un análisis de urgencia, nada más producirse la elección de la nueva regidora en San Lorenzo, sacamos algunas conclusiones rodeadas de algunas preguntas. Lo primero que habría que poner sobre la mesa es si el acuerdo logrado entre el “trio de Sevilla” ha sido fruto del pacto global, o si aquí hubo alguna circunstancia explicativa distinta. Para Ciudadanos era muy sencillo pactar con Vecinos, ya que este partido no figura entre las obsesiones de Rivera, Miki Montes había gobernado con ellos, y además para unos futuros intereses de Paris, con Vecinos tendría mayor visibilidad que con el PP y la muleta de VOX, que evidentemente le van a atar corto al ser competidores políticos.

Me parece que si el acuerdo no es el fruto del pacto global, es que Vecinos no ha sabido tejer un acuerdo con Ciudadanos o que este se ha sentido incómodo en algún momento de la negociación. El comunicado de Ciudadanos diciendo que explicarán más adelante el acuerdo por no tenerlo ahora mismo explicitado me hace pensar que todo ha sido sobrevenido. Blanca Juarez y Valdelvira (responsable del PSOE en los pequeños municipios) nos lo podrían explicar en un futuro, si es que ponen en valor la transparencia.

Esteban Tetamantti cambió al Rey por el Jefe del Estado, y se declaró antitaurino. Podía haber utilizado la fórmula tradicional buscando la transversalidad “errejoniana”. El PSOE necesita con urgencia ampliar la estructura social, que no se consigue poniendo candado a asociaciones culturales, la mayoría lo sabe, no solamente se puede, sino que es necesario (me lo ha dicho un miembro de la ejecutiva)

Me hubiera gustado que la anterior alcaldesa hubiera tomado la palabra en el pleno celebrado esta mañana, y que el concejal de cultura saliente hubiera aprobado (ya se que lo hace la Comisión de Gobierno) el proyecto “Viaje de Invierno” que incluía, además de una lectura moderna del El Capital de Marx, unas ponencias sobre el Laicismo en las sociedades modernas.  Veremos que hace el nuevo tripartito.

 

Compártelo:

Carta Abierta a Miguel Angel Hontoria, Secretario General agrupacion socialista de San Lorenzo

En un excelente libro, editado por la Fundación Pablo Iglesias, titulado “Casas del Pueblo y Centros Obreros Socialistas en España”, se nos cuenta la importancia que estos centros tuvieron como espacio de sociabilidad mucho más allá de su función como espacios de reunión y simples sedes sindicales. Las Casas del Pueblo fueron verdaderos centros culturales y de educación.

Hace unos años, puede que veinte, un grupo de socialistas, como muy bien relato en el prólogo del libro que hemos editado este año MARX HOY, consideramos conveniente crear una asociación cultural que profundizara en el medio ambiente y en los valores democráticos, a través de la cultura. Pretendíamos ampliar la base. La derecha lo entendió muy bien, y cualquier petición que efectuábamos para utilizar los espacios públicos era contestada con una negativa profunda. No sabían lo que era el entrismo troskista, pero no nos daban ni agua.

La cesión de los locales de la UGT al PSOE y la colaboración económica desinteresada de los concejales socialistas José Luis García, Antonio Herranz, Pilar Tomé, Alex Alonso, Alejandra García y Yolanda Rascón, hizo posible, que lo que luego bautizé como Sala Juan Negrín, se adaptara para poder realizar proyecciones de cine de calidad.

La primera vez que tuviste cargos orgánicos, después de algún intento fallido, suspendiste nuestra actividad y tuvimos que cambiar de ubicación, trasladándonos a la Universidad. Me dolió sobre todo el modo violento de arrancar el cartel de Godard que habíamos colocado en la puerta como muestra inequívoca de nuestras intenciones.

Así se manifestaban en aquella ocasión los amigos críticos que habían tenido la sede del PSOE como punto de encuentro los viernes:

Amigo Félix,

“Me ha sorprendido extraordinariamente la noticia que me transmites, acerca de las dificultades para seguir disponiendo del local en la sede del PSOE para las actividades del Cineclub. Lo he comentado con los compañeros críticos cinematográficos de FilmAffinity que últimamente están acudiendo a las sesiones semanales y difundiendo la actividad cinematográfica, y han reaccionado con estupor. No entienden que un partido que se supone progresista ponga trabas a una actividad eminentemente cultural, casi se podría decir que la única viva e independiente en esta localidad, y que poco a poco, gracias al trabajo constante y acertado, va alcanzando gran prestigio fuera de las fronteras locales.

En mi opinión, la imagen de tu partido resultaría bastante deteriorada si este asunto no se pudiera resolver en el sentido de la continuidad del Cineclub en la sala habitual. No dudo que el Cineclub tiene empuje de sobra para encontrar nueva sede en otro lugar, pero confío en que encuentres interlocutores sensatos y no hagan falta cambios.

Espero tus noticias porque, como te digo, los compañeros de la crítica cinematográfica y algunos profesores que siguen el Cineclub, me preguntan preocupados y están muy pendientes de qué pasará este viernes.”

Y para que veas el daño que hiciste, esta es la crítica que un amigo de Barcelona realizó y publicó en la prestigiosa FilmAffinity:

 

“Los hombres de Félix

Algunos placeres, como la lectura, se degustan en solitario. En otros, como el fútbol, es la masa enfebrecida la que conforma una espiral de sensaciones. El cine, como el catolicismo, nació para ser vivido en comunidad, pero no creo ser nostálgico ni injusto si afirmo que ir al cine ya no es lo que era.

En las últimas décadas, seguramente desde la aparición del vídeo, muchos espectadores confunden sala con salón; a saber: el ruido ambiental antes de la proyección, entre charlas en alta voz y crujir de palomitas, se asemeja a un restaurante en hora punta. Hay quien, quizás como reminiscencias de antiguos hábitos burgueses, considerara aumentada su reputación si accede al recinto diez minutos después de empezada la película, obligando así a algunos a levantarse respetuosamente a su paso. Muchos están tan pendientes de sus obligaciones que no olvidan no desconectar el móvil, e incluso los más responsables mantienen agradables conversaciones cuando éste suena. Y, si uno tiene la extraña fortuna de coincidir con un grupo de adolescentes en celo, sus risitas y aullidos superan con creces la potencia de los altavoces, aunque, eso sí, obtiene a cambio valiosa información para un tratado sobre semiótica cachonda.

 

Es por eso que, cuando mis amigos del Cineclub Serrano de El Escorial me invitaron a ver con ellos “Elena y los hombres”, me sentí inmerso en un feliz anacronismo, una arcadia cinéfila donde el punto de encuentro volvía a ser ese templo sagrado para el goce artístico. En feliz comunión de risas sincronizadas, disfrutamos de lo lindo con esas persecuciones vodevilescas que tanto recuerdan los momentos más jocosos de “La regla del juego”, con el ritmo trepidante y sin pausa que impone Renoir, con la belleza irresistible de Ingrid Bergman, con la farsa bajo la cual se agazapa, sin estridencias, una sátira no feroz pero sí sagaz sobre la política, la guerra y el amor, siempre jugando entre la representación y la realidad: aunque no supere “La carroza de oro”, gran cima del director que Truffaut tanto defendía, comparte con ella su misma reflexión de fondo sobre “el teatro de la vida”.

Y, al término, la tertulia con los amigos y unas jarras en la mano debatiendo, como en la película, sobre los misterios del cine y de la vida.

Esta reseña urgente, manuscrita a toda velocidad —concretamente unos 280 kilómetros por hora, velocidad media del tren AVE entre Madrid y Barcelona—, pretende ser un homenaje a todas aquellas personas y asociaciones culturales que, sin ánimo de lucro, únicamente por amor al arte, promueven una manera de vivir y sentir el cine lamentablemente en vías de extinción.”

El grupo de amigos que ahora se ha ampliado, cómo pudiste comprobar el día en que te convertiste en SGAE, se reunían los viernes en la Sala Juan Negrín, no para ver un cine de palomitas, sino para profundizar en la cualidad poética que se filtra en el cine, ya sea recurriendo a las imágenes de Ozu y Kierostami, o en los debates Rhomer-Passolini. Somos capaces de rastrear el poemario Bronwyn, de Juan Eduardo Cirlot y las posibilidades de una mirada lírica sobre los motivos cinematográficos.

Mis amigos no se merecen, que por que yo considere el partido como un espacio público con derecho a la crítica y tú como un espacio endogámico en espacios cerrados, les prives de la posibilidad de ser felices la tarde de los viernes.

No me gustaría recordarte cuando finalizaron históricamente las actividades de las Casas del Pueblo.

Un saludo, abre el candado (por mis amigos)

 

 

Compártelo:

¡QUE OPORTUNIDAD PERDIDA!

(1)

De madrugada, y una vez conocidos los resultados de San Lorenzo, lo primero que se me ocurre es felicitar al partido Vecinos, y recordar la teoría del PP sobre el gobierno de la lista más votada, y lo pernicioso que resulta el pacto de perdedores, y por qué no, también las mofas de “los ágoras” a mí análisis post-electoral de las generales.

A estas horas de la noche, no pretendo que mi memoria sea un pozo de ejemplaridad, sí al menos de libertad. La memoria me extrae del pasado una obstinada manía por la ética política, por las actitudes deleznables, y por las malas vibraciones. Decía Michaux: Memoire n’est plus obstacle.

¿En cuántas ocasiones he explicado que en política no todo vale? ¿En cuántas ocasiones, tanto en los medios de comunicación, como en las asambleas, le he pedido a Hontoria, cabeza de lista del PSOE, que el camino escogido no era el correcto? En muchas, sin duda, y la respuesta ha sido un expediente disciplinario, y la retirada del saludo. A estas horas, lo que me sale de dentro, por el cabreo que me produce haber perdido una oportunidad de obtener un resultado favorable en las elecciones, es que antes de comer, nos presentes tu dimisión. Yo te lo agradecería, no hagas daño al partido.

Tendremos tiempo de hacer conjeturas sobre los posibles pactos, pero el  recalcitrante Iván, que se vaya unos días de vacaciones al rincón de pensar. Siento el resultado de Esteban, me esperaba más.

(1)Foto de la entrada, publicada en la página web del PSOE de San Lorenzo de El Escorial. El autor es  Jose Emilio España, para evitar denuncia en los juzgados. (según me comunica él mismo)

 

 

Compártelo:

…Y TAMBIÉN EUROPA

…. Y también EUROPA

 

Hoy he leído una frase de García Montero, quien por cierto inaugurará los Cursos de Verano,  que vendría muy bien a algunos de los habituales del grupo AGORA dice así: “yo puedo intentar adaptar la palabra poética y el  conocimiento poético a la realidad de hoy, pero no puedo creerme que estoy inventando la poesía”. Si cambiamos la palabra poesía por política, cobra mucho sentido la frase. Yo no sé si, en esos debates electorales en los que  participan candidatos de San Lorenzo, el periodista de turno preguntara por “El verso libre de EEUU” alguno podría darnos noticias de a que poeta se estaría refiriendo, o si preguntara por Timoteo Padrós, que da nombre a una de nuestras calles, el conocimiento fuera muy preciso. Qué queréis que os diga, salvo alguna excepción, me parece que todo es manifiestamente mejorable. ¿Habéis oído a algún candidato hablar de Europa? Me sorprende la falta de debate político sobre Europa, cuando del conocimiento del funcionamiento de las Instituciones europeas, nos podemos beneficiar como vecinos. En la campaña a las europeas del año 1999, tuve la ocasión de organizar un panel de cinco conferencias con la participación de Fernando Morán, Carlos María Bru, Carlos Carnero, Enrique Barón, y la colaboración de la revista SISTEMA,  que dio como resultado que el conocimiento de los futuros concejales socialistas sobre Europa redundara, por ejemplo, con la creación, entre otras cosas, de la Oficina de Desarrollo Local. Pido, desde estas líneas, el voto para Josep Borrell, (al que saludaré en Valdemorillo) y me reservo el día de reflexión para deshojar la margarita municipal gurriata del día 26. (Para la comunidad de Madrid no tengo tampoco dudas)

Compártelo:

DE TRIESTE A SAN LORENZO

Vengo de este baluarte bizantino que es Trieste, austriaco desde la Edad Media, italiana desde la Primera Guerra Mundial (¿cómo no acordarme del ciclo de cine que hemos hecho este año?) encrucijada de intereses. Allí nacieron escritores como Boris Pahor, Italo Suero, Vladimir Bartos, o Claudio Magris. Allí escribió James Joyce “Retrato de un artista adolescente”, y en el castillo del Duino Rilke firmó algunos de los poemas que hemos leído en la Librería el Cisne Negro. Trieste da para mucho, lo mismo que podría dar San Lorenzo, que imprime una personalidad melancólica, con un ambiente literario y cultural por descubrir en muchas de sus facetas. Si paseas por el Jardín de los frailes hay que recordar necesariamente a Azaña, si te metes en la Iglesia Vieja al Padre Soler, si subes a la Cruz Verde a Juan Negrín, si te adentras en Abantos a Luis Ceballos, cuando escuchas el silencio tge llega la música de Rodolfo Halfter, si paseas por Florida te encuentras con José Ortega y Gasset. He ojeado un libro de José María Torrijos, titulado “El Escorial en la literatura” y allí sobresale Unamuno.En fin, un pueblo con muchas posibilidades, las mismas que Trieste, que ahora, durante la campaña electoral, deberían los partidos presentarnos sus propuestas.

Nosotros, me refiero al Colectivo Rousseau, hemos editado este año tres libros: “Marx hoy”, “Nietzsche en San Lorenzo de El Escorial”, y “Reivindicando a Galdós”, y hay que decir con claridad que no podemos salir de casa, nos los quitan de las manos. Todos los partidos hacen propuestas culturales en sus programas, y Esteban nos ha invitado a su presentación cultural. Desconfiamos de todos, nos sentimos solos en muchos momentos. Veremos que nos cuenta.

Compártelo:

..Y ahora municipales

La pregunta que nos hacemos los analistas después de ver los resultados de las elecciones generales en nuestro pueblo son las siguientes: ¿con un 23,89 de porcentaje del PSOE y un 17 de Unidas Podemos podría gobernar la izquierda? ¿Quién podría tener más apoyos CS o PP? ¿va a condicionar VOX el resultado? Una simulación de la Ley D’HONT daría cuatro concejales al PSOE, cuatro a CS, tres al PP, tres a VOX y tres a Podemos, con lo que el trio de Sevilla podría gobernar.

Sucede no obstante, que se van a introducir algunas variables que pueden modificar la proyección y que convendría tener en cuenta: por un lado el partido Vecinos se incorpora al tablero, con la característica que lo lidera la actual alcaldesa, por otro Podemos e Izquierda Unida compiten por separado, (división clave para la configuración del nuevo escenario) y finalmente no sabemos si la crisis del PSOE local puede afectar a los votantes. Hay señales curiosas, como por ejemplo, que un miembro de su ejecutiva aparezca como independiente en el pueblo vecino.

La sociología de nuestro pueblo es compleja, en un artículo reciente yo hacía una propuesta a modo de boutade, pero que tenía una cierta carga de realismo, y era que la actual  Alcaldesa liderara un movimiento progresista. Luego vi con buenos ojos la apuesta del concejal socialista Diego Díaz, me parecía que podía sumar votos de ciudadanos y de la parte templada del electorado, aprovechando el flujo de Sánchez en las generales. Si el trio de Sevilla se lo propone, ya que suman el 56,90 por ciento de los apoyos, va a ser muy difícil tener alcalde socialista, por mucho que por disciplina yo vote a su candidato. Si hace cuatro años, se me hubiera tenido en cuenta, ahora estarían los socialistas en mejores condiciones para alcanzar la Alcaldía, está claro que tengo poco predicamento.

Una de las imágenes que me dejó el día de la jornada electoral fue la visualización de un conocido empresario, con muchos millones en su cuenta, y un obrero tieso, que las pasa putas para llegar a fin de mes, envueltos en la misma bandera de VOX. Al llegar a casa he  rebuscando entre los libros de mi desordenada estantería y he encontrado uno del profesor Jacques Julliard,  El fascismo que viene, publicado por Acento editorial en 1994.

Me he detenido en él para recordar lo que tenía subrayado y, al mismo tiempo comprobar si el paso del tiempo había hecho mella en el mismo. Un recorte  de prensa que está entre sus páginas, y teniendo en cuenta que el mismo está escrito en el momento de la descomposición de Yugoslavia, decía lo siguiente: “El resurgimiento del nacionalismo encuentra su fuerza en los países del este en la desaparición del orden antiguo, y, en Occidente en las dificultades crecientes que conoce la economía de mercado para organizar el trabajo en función del progreso técnico. En este punto, es inevitable trazar un paralelo entre la actual situación y la que conoció el mundo en vísperas de la toma del poder por Hitler en la Alemania de 1933“. Necesitamos una derecha civilizada que no abrace los postulados de la extrema derecha, ¿serán capaces en nuestro pueblo de no permitir que entren en el gobierno? Pactos podrían dar para que así sea.

Compártelo:

ARGUMENTARIO MOLESTO

 

 

 

Este año la memoria de la Revolución de los claveles se produce a tan solo tres días de las elecciones generales. Me acuerdo bien, pues estaba en Portugal veraneando por aquellos años en San Martinho de Oporto y pasaba muy a menudo por delante del cuartel de Caldas de Rainha, primer centro militar que atendió la consigna de la canción de Alfonso.  El recuerdo de éstos hechos ha tenido menos seguidores en mi Facebook que las insinuaciones, machaconamente introducidas por los amigos de Podemos, sobre un posible pacto del PSOE con el partido Ciudadanos. Recomendaba la lectura del libro de Jordi Sevilla, negociador en el 2016, titulado “Vetos-Pinzas y Errores: ¿Por qué no fue posible un gobierno del cambio?, y al mismo tiempo les invitaba el próximo 2 de mayo a conmemorar la celebración de los 140 años del PSOE.

No saben de que  manera molesta cuando dicen que votar al PSOE es votar a la derecha. A mi, que me gusta la historia, y que he vivido más de una frustración, no me tienen que explicar posicionamientos erróneos en algunas ocasiones, pero las cosas son a veces más complejas de lo que parecen. Hize campaña, junto con Antonio Chazarra, compañero de Izquierda Socialista colaborador ahora de los últimos libros que hemos editado”Marx Hoy, y Reivindicando a Galdós”, en contra de la entrada de la OTAN. Si ahora tuviera que revisar y hacer un análisis a la vista de cómo han evolucionado los acontecimientos en política internacional y con España dentro de la Instituciones Europeas, no estoy seguro de que estuviera acertado con aquella decisión.

A mí, y como a  todos los socialistas no nos gustaría pactar con ciudadanos, y nos fastidia que se argumente lo contrario en los términos que se están expresando. El domingo a votar y que no tengan mayorías las derechas.

 

 

Compártelo: