+
Compartir

DE TRIESTE A SAN LORENZO

Vengo de este baluarte bizantino que es Trieste, austriaco desde la Edad Media, italiana desde la Primera Guerra Mundial (¿cómo no acordarme del ciclo de cine que hemos hecho este año?) encrucijada de intereses. Allí nacieron escritores como Boris Pahor, Italo Suero, Vladimir Bartos, o Claudio Magris. Allí escribió James Joyce “Retrato de un artista adolescente”, y en el castillo del Duino Rilke firmó algunos de los poemas que hemos leído en la Librería el Cisne Negro. Trieste da para mucho, lo mismo que podría dar San Lorenzo, que imprime una personalidad melancólica, con un ambiente literario y cultural por descubrir en muchas de sus facetas. Si paseas por el Jardín de los frailes hay que recordar necesariamente a Azaña, si te metes en la Iglesia Vieja al Padre Soler, si subes a la Cruz Verde a Juan Negrín, si te adentras en Abantos a Luis Ceballos, cuando escuchas el silencio tge llega la música de Rodolfo Halfter, si paseas por Florida te encuentras con José Ortega y Gasset. He ojeado un libro de José María Torrijos, titulado “El Escorial en la literatura” y allí sobresale Unamuno.En fin, un pueblo con muchas posibilidades, las mismas que Trieste, que ahora, durante la campaña electoral, deberían los partidos presentarnos sus propuestas.

Nosotros, me refiero al Colectivo Rousseau, hemos editado este año tres libros: “Marx hoy”, “Nietzsche en San Lorenzo de El Escorial”, y “Reivindicando a Galdós”, y hay que decir con claridad que no podemos salir de casa, nos los quitan de las manos. Todos los partidos hacen propuestas culturales en sus programas, y Esteban nos ha invitado a su presentación cultural. Desconfiamos de todos, nos sentimos solos en muchos momentos. Veremos que nos cuenta.

Compártelo:

Esta entrada no tiene ningún comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *