+
Compartir

CANNES 2017

Llegado por la mañana al hotel Francisco Blu de Cannes, me atendieron de inmediato los trabajadores a los que ya conocía de otros años. La chica rubia que me tomó el pulso de mis películas favoritas, observó la portada de un libro que llevaba junto con Le Monde y me preguntó por Duino, le expliqué que era una ciudad de la costa Adriática con escarpadas rocas donde se asienta un castillo y desde donde Rilke empezó a escribir sus famosas elegías. Cuando se marchaba, antes de cerrar la puerta y dejarme solo, le pregunté: ¿Quién, si yo gritara, me oiría desde las jerarquías de los ángeles? Se giró levemente y vi desaparecer su figura blanca… Nos hemos visto durante los días que ha durado el certamen, y algo la debió de inquietar, Félix ¿cómo van tus ángeles? se convirtió en el saludo cotidiano.

Estoy deseando aterrizar en Madrid para ir a Círculo de Bellas Artes para ver la peli de Rita Acebedo, Correspondencias,  una obra inspirada en la correspondencia entre dos escritores portugueses, el exiliado Jorge de Sena y su amiga y gran escritora Sophia de Mello Breyner Andresen. Jorge de Sena tuvo que dejar Portugal por razones políticas y nunca volvió, exiliándose primero en Brasil y después en Estados Unidos.

Su intercambio epistolar, según he podido ya leer en las críticas, es un ejemplo de libertad absoluta en tiempos de la dictadura de Salazar y muestra también la profundidad de una amistad que sobrepasa la literatura y las distancias geográficas. Su cine, me dicen en Cannes, se abre y se expande en múltiples direcciones: no se trata sólo de recuperar esas cartas sino de hablar también de las sutiles e infinitas correspondencias y conexiones entre imágenes, palabras, músicas, fotografías, cine familiar, recuerdos y comentarios sobre la vida de estos personajes, a los que necesariamente tendremos que dedicar  algunos días, al igual que hicimos con Miguel Torga, siempre en mi recuerdo. Este viernes otro portugués de altura Miguel Gomes del que ya tuvimos ocasión de ver en Tabú.

 

Compártelo:

Esta entrada no tiene ningún comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *