EL ARTE DE LA CONTENCIÓN, EL SIGILOSO TORBELLINO

Muy al inicio de Carol se nos presenta la cotidiana, aburrida y, ya intuimos, quizá incluso antes que ella misma, poco autorealizada vida de nuestra joven protagonista, Therese. En concreto me refiero a una escena en la que, ya dentro del flashback que es casi todo el filme tras conocer a quien la va a sacudir, aunque parezca incongruente, como un sigiloso torbellino, la vemos acompañada de unos amigos, disfrutando de una película desde la cabina de proyección.